23 de diciembre de 2008

F.O.D.A - Escuela Los Clonquis - Monte Patria, Ovalle.





“Una mirada, después de la experiencia, en el papel”


Después de nuestra experiencia de pasantía en la escuela “Los Clonquis” en la comuna de Monte Patria, nos quedó un gusto amargo en relación con la administración del establecimiento. Pero más que darnos cuenta de las falencias durante nuestra estadía lo que más nos marcó fue a nuestro regreso, cuando tuvimos la oportunidad de conocer y examinar a fondo el Proyecto Educativo Institucional de la escuela, ya que ahí pudimos comprender el porqué de la situación.
En cada una de la secciones del PEI se evidencia aún más la falta de conocimiento y manejo técnico del docente encargado que lo construyó, ya que después de leer y analizarlo, nos dimos cuenta de lo necesario que es para el buen funcionamiento de un establecimiento contar con un proyecto que genere y guíe un trabajo conjunto con cada uno de los actores del proceso educativo, pero más que a niveles administrativos y financieros, es a niveles educativos y pedagógicos. Aunque si bien es cierto todo debe ir en un equilibrio, creemos que lo más importante es asegurar que los aprendizajes de los niños y niñas sean significativos y coherentes con sus propias vidas.
Además de ello también pudimos evidenciar juicios valóricos que encasillaban a los y las estudiantes y a sus propias familias, considerando explícitamente que el no contar con una familia nuclear perjudicaba el trabajo del docente o que el estatus socioeconómico eran determinantes en las capacidades cognitivas.
Pero partamos por conocer lo más importante de un PEI que es su misión y visión. Es aquí en donde consideramos que existen las falencias que generan las debilidades en el resto del PEI.
Por ejemplo su misión es “atender a todos los niños en edad escolar, donde reciban una enseñanza basada en los nuevos Programas de Estudio, atendidos por Niveles o Grupos, respetando sus diferencias individuales, sus medios económicos y su ambiente en que se desenvuelven, familiar y cultural” primero, considerar el solo atender a los niños, creemos que deja mucho de lado, como lo son aspectos de acompañamiento, contribución, construcción y guía para los y las estudiantes, también solo considerar la educación basada en los programas de estudio, dejando de lado la opción de incluir metodologías innovadoras, las cuales son aportadas por los microcentros a los que asiste el docente y el proyecto de ciencias (ECBI) en el que está inserta la escuela, nos da a entender que a pesar de todo el aporte pedagógico que recibe, no son un de gran importancia para contribuir en los aprendizajes. Lo que fue confirmado al conocer sus metodologías de trabajo.
A su vez, explicita el respeto por las diferencias, en donde creemos que entra el concepto de atender a la diversidad, lo que valoramos, pues el contexto en el que está inserta la escuela es muy variado en aspectos familiares, económicos y de toda índole.
Lo que sí nos hace falta es considerar la generación de opciones concretas o de las intenciones de mejoramiento al menos, para favorecer un ambiente que promueva la participación coordinada de la comunidad en general, desarrollando opciones que mejoren la calidad de vida del niño y niña, en aspectos educativos, convivenciales, etc.
En relación con la visión del establecimiento, también concluimos que existen falencias en su construcción, pues su visión considera: “una Escuela acogedora donde los alumnos se sientan apoyados en su preocupación por aprender en la diversidad de grupos, niveles y ritmos, de entregar las oportunidades necesarias para que sus aprendizajes sigan en continuo mejoramiento y que se desenvuelvan en un marco de respeto, esfuerzo, responsabilidad, aprecio y valoración”, en esta visión no se consideran aspectos explícitos a lograr por los participantes de los procesos educativos, aparte del continuo mejoramiento, creemos que hacen falta metas concretas, las cuales puedan ser medidas y evaluadas, para favorecer el seguimiento y modificaciones pertinentes. Existe notablemente la consideración de los valores que se pretenden lograr, pero no se explicita cómo, a su vez tampoco se evidencian los compromisos que adopta la unidad educativa o las relaciones que pretende establecer la institución con los niños y niñas, los padres y apoderados y la comunidad. Y menos aún en cuánto tiempo se quieren lograr.
Pero lo que más nos impresionó, fue cuando llegamos al análisis del FODA, el cual está muy deficientemente construido, ya que presenta contradicciones explícitas, errores en la ubicación de los conceptos y por sobre todo creemos que se encuentra un poco alejado de la realidad. Lo que pudimos dar cuenta con creces durante nuestra estadía en la escuela. Que no permite un buen desarrollo del proyecto, pues resulta poco entendible, dificulta la posibilidad de planificar estratégicamente su accionar a corto, mediano o largo plazo, incluso su redacción entorpece conocer el cómo son y deben ser las relaciones y la organización de la institución.
Pero más que querer criticar y evidenciar las debilidades con las que cuenta el PEI, queremos con este análisis dar cuenta de la gran importancia que tiene el hecho de contar con un Proyecto Educativo Institucional bien construido, el cual sea coherente con el contexto, se proponga metas ambiciosas pero realizables, involucre a toda la comunidad educativa y que tenga por sobre todo conciencia de lo importante que es establecer estrategias concretas que permitan fortalecer los aprendizajes de los niños y niñas.
Es así como creemos que como docentes en formación y futuros integrantes de la comunidad educativa participar, aportar y ser responsables con nuestro propio proyecto educativo y por sobre todo trabajar en equipo por una meta en común son determinantes en el éxito de lo que pretende toda institución educativa, construir aprendizajes significativos.